La Mesoterapia Facial es una técnica médica mínimamente invasiva que consiste en la administración intradérmica (en el interior de la piel) de principios activos, mediante una aguja muy fina.

Esta técnica va encaminada a reponer la hidratación de la piel que se ha perdido con la edad y producir una estimulación de los fibroblastos para reafirmar la piel del rostro, recuperando el aspecto lozano propio de la juventud.

Las sustancias inyectadas pueden ser homeopáticas o alopáticas (ácido hialurórico, vitaminas, minerales, aminoácidos,oligoelementos, silicio, etc.) y la elección de las mismas la determinará el médico tras el estudio de las necesidades específicas de cada paciente.

La inyección se puede realizar de modo manual o mediante un dispositivo mecánico médico (“pistola” de mesoterapia) y se aplica previamente una crema anestésica para disminuir las posibles molestias ocasionadas por el procedimiento. La aplicación de una mascarilla o una crema regenerante tras la sesión permite al paciente reincorporarse de inmediato a su vida diaria.

La Mesoterapia no se limita a ser un procedimiento de rejuvenecimiento facial sinó que se puede utilizar también para rejuvenecer cuello, escote y manos.

El número de sesiones y la periodicidad de las mismas varía de unos pacientes a otros, dependiendo de la edad y estado previo de la piel del paciente entre otros factores, y será indicado por el médico tras la primera consulta. Es una técnica segura y muy gratificante para el paciente porque se consigue un resultado inmediato de mayor tensión facial y aspecto luminoso totalmente natural. Está indicada como tratamiento de prevención en personas jóvenes (30-35 años) y como técnica complementaria a otros tratamientos en pieles maduras.