a1-laser-hair-removal-

Por diversos motivos como la exposición solar, rayos UVA, edad, diferentes tipos de piel, factores genéticos, etc., suelen haber un sin número de lesiones cutáneas como lunares, verrugas, tumores benignos de piel, epiteliomas, quistes, etc. Éste tipo de lesiones cutáneas al ser en zonas visibles y, al tener cierta tendencia a aumentar de tamaño son frecuentemente motivo de consulta.

En Clínica Canal & Ornosa trataremos éste tipo de lesiones cutáneas con la mayor pulcritud posible, de manera que se extirpará la lesión con aparatología electro médica específica en cada caso en particular y, se suturará con monofilamentos finísimos en todos los casos que sea posible por vía intradérmica dejando una cicatriz casi imperceptible a simple vista.

 

Tipos de lesiones:

foto

Dr. Pau Ornosa Ferre

Tumores benignos
Con el paso de los años el tumor benigno de la piel más frecuente , con diferencia, es la queratosis o verruga seborréica. Consiste en una lesión similar a una verruga, elevada, de color carne o pigmentada, de tamaño variable que aparece en la cara, en la frente, en la espalda o en el pecho como localizaciones más frecuentes. Estas lesiones se pueden eliminar con anestesia local y el bisturí eléctrico.

Otros tumores benignos son los llamados acrocordones o fibromas cutáneos, que son lesiones de color carne o pigmentadas, blandas y con frecuencia con un pedículo, que aparecen en el cuello, en las axilas o el tronco y que se pueden eliminar con unas tijeras o con un bisturí eléctrico. Los queratoacantomas son nódulos de crecimiento rápido, con un contorno liso y un tapón central de queratina. Muchas veces se resuelven espontáneamente pero otras veces hay que extirparlos.

Los lipomas, motivo frecuente de consulta médica, son tumores benignos conformados por tejido graso que aparecen en cualquier parte del cuerpo a nivel subcutáneo (debajo de la piel), aunque pueden afectar estructuras más profundas. No hacen distinción de sexos y se presentan en general en edades adultas, sobre todo en las mujeres a partir de los 40 años, lo que algunos atribuyen a razones estéticas por cuanto ellas acuden al médico con mayor frecuencia que los hombres en busca de atención.

Las verrugas son pequeñas lesiones cutáneas que salen en algunas partes del cuerpo, generalmente en cara, nuca, axilas, manos, y pies. Son causadas principalmente por el virus del papiloma humano y tienen diversas formas y tamaños. Por lo general son indoloras pero bastantes molestas. Su apariencia tiene forma globular acuminada.

 

PREVENCIÓN
No hay que olvidar que una buena prevención y unos adecuados hábitos de vida constituyen las mejores armas para conservar una piel bonita. Se proponen varios consejos encaminados a este objetivo:

  • Enemigo No.1: El sol
    Los rayos UV emitidos por el son (y específicamente los rayos UVA) destruyen el colágeno y la elastina de nuestra piel. Los rayos UV también actúan como un motor productor de la pigmentación de la piel (melanina) lo que en apariencia resulta en las manchas de sol o manchas de la edad. Algunos dermatólogos sugieren que un 90% de los problemas asociados al envejecimiento son el resultado de demasiada exposición al sol. Sin tener en cuenta el porcentaje preciso, si buscamos la prueba de los efectos del sol, simplemente comparemos la piel de nuestro rostro con la piel de una parte del cuerpo que no haya estado expuesta al sol con frecuencia (por ejemplo ¡el trasero!).
  • Enemigo No.2: El cigarrillo
    Fumar causa severos efectos adversos sobre la piel ya que la nicotina de los cigarillos estrecha los vasos sanguíneos y evita que la sangre circule hasta los pequeños vasos en la capa superior de la piel. Además fumar destruye el colágeno, responsable junto con la elastina de mantener la piel elástica y fuerte. Otro efecto adicional que puede tener el fumar es disminuir la velocidad de cicatrizaciòn de las heridas. La piel de un fumador se caracteriza por tener más arrugas y una tez amarillenta / levemente grisácea, resultado de la circulación pobre.
  • Enemigo No.3: La contaminación y el medio ambiente
    Vivir en un medio ambiente contaminado significa que nuestra piel esté cubierta por una capa de suciedad que bloquea nuestros poros. El moverse continuamente desde atmósferas con calefacción central hasta otras con aire acondicionado también puede causar problemas, con la piel secándose y re-hidratándose alternativamente.
  • Enemigo No.4: Stress y falta de sueño
    Todos sufrimos de ataques de stress ocasionales, y la piel puede ser uno de los primeros órganos en mostrar signos externos de stress interno: sequedad, sensibilidad, manchas y exceso de grasa son todos los síntomas. También es importante gozar de las horas necesarias de sueño, ya que es cuando dormimos que nuestros cuerpos y piel tienen tiempo de reponerse y rejuvenecer.
  • Enemigo No. 5: La deshidratación
    No solamente es fundamental el que bebamos como mínimo 2 litros de agua al día. También se aconseja lavar la cara con un jabón suave, secarse con suavidad e hidratarse inmediatamente.
  • Enemigo No. 6: La mala nutrición
    Se recomienda Comer sano, siguiendo un régimen equilibrado con muchas verduras y frutas.